Precedentes del documental digital: Aspen Movie Map y Sim City

La irrupción de las tecnologías digitales ha provocado la aparición de nuevas formas de creación, producción, distribución y recepción de las producciones audiovisuales y los efectos se manifiestan en las formas de construcción y consumo de los relatos audiovisuales. Tanto los productos de ficción como los de no ficción se aproximan cada vez más a una hibridación de información (contenido) y entretenimiento (forma de ofrecerlo). Actualmente, la tendencia es concebirlos bajo la lógica multiplataforma llamada Crossmedia o 360, en la que se mezclan géneros y formatos, y canales y soportes (transmedia), como consecuencia de la aparición de la triple uve doble de Tim Berners-Lee, World Wide Web, o Internet, en los principios de los 90.

Este paradigma es lógico, si tenemos en cuenta que hace un siglo el cine asedió al teatro, que se tuvo que adaptar a la nueva industria cultural; y en la década de los 50 la televisión lo hizo al cine y la radio. Ahora es Internet, un nuevo entorno definido a menudo como “meta-medio”, el que incluye a todos los demás en esta evolución tecnológica darwiniana.

El documental pasó del cine a la televisión y de ésta al medio digital con el nacimiento de los primeros soportes fuera de línea CD ROM y DVD ROM: “la voluntad de tratar la información más como divulgación cultural que como medio informativo hace que los creadores o autores de interactivos empiecen a “ensayar y experimentar” con obras básicamente financiadas por la museística y de otros ámbitos de la cultura y el espectáculo”. Gifreu Castells (2013:41-42).

Hubo una época, antes de que existiera Internet, en que todos teníamos un CD de Microsoft Encarta para hacer nuestros trabajos...

Hubo una época, antes de que existiera Internet, en que todos teníamos un CD de Microsoft Encarta para hacer nuestros trabajos…

De esta manera, podría decirse que el documental interactivo encuentra sus raíces técnicas entre 1980-1990 con el nacimiento de la tecnología del videodisco: su origen estaría en las primeras versiones de enciclopedias multimedia y colecciones documentales, empleados sobretodo en puntos de información, catálogos de empresas o aplicaciones de formación.
“Personas provenientes de la producción de vídeo lineal, de la comunicación empresarial, de la enseñanza asistida por ordenador, de la informática documental, artistas, escritores, etc., confluyeron y se acercaron por primera vez a la comunicación interactiva a través del videodisco. A finales de los 80 y principios de los 90, el momento en que la digitalización multimedia comienza a ser una evidencia de inmediato futuro, todas las ideas e iniciativas en el campo del hipertexto y del videodisco comienzan a confluir” Gifreu Castells (2013:51).

En esta efervescencia primaria tecnológica nacería uno de los precedentes del documental interactivo más rescatado por los teóricos, a saber, Aspen Movie Map, de 1978, un experimento del Media Lab del MIT que pasa a la historia como un ejemplo temprano de sistema hipermedia. El objetivo era permitir que un usuario condujera a través de una simulación de la ciudad de Aspen. Aunque “no fue llamado ni considerado como un documental interactivo: era visto como una conducción virtual interactiva por una ciudad”. Gifreu Castells (2013:56). La ciudad no se explicaba al usuario, luego no era documental, sino que se simulaba para él, algo así como lo que ahora hace Google Maps con las calles, para que el usuario interactuara viajando virtualmente por ella, como sucede en un videojuego. Pero, en tanto que respondía a las decisiones que tomaba el usuario, y entendiendo el uso de Aspen Movie Map como una conversación con el simulador, éste se torna un grato ejemplo de interactividad con referentes extraídos de la realidad.

Así es como la inteligencia artificial se aplicó primero a las geo-localizaciones y juegos y, como consecuencia, a la narrativa interactiva. Por eso también coinciden los teóricos en promulgar como precedente del documental interactivo al videojuego Sim City (1989) de Maxis, por aquella época offline, como es de suponer, pese a que el enlace redireccione actualmente a la versión online.

El juego interactivo se basa en la simulación de Will Wright, y en la construcción de una ciudad desde cero y su consecuente generación de diferentes eventos en función de las decisiones -sobre impuestos, seguridad, sanidad, tráfico…- que el usurario ha tomado en la construcción de la ciudad virtual.

Cuando la tecnología de los ordenadores se fue perfeccionando, apareció Moss Landing (1989), que es probablemente la primera pieza producida digitalmente que se llamó oficialmente “documental interactivo”. Moss Landing “es uno de los primeros ejemplos de “hipertexto multimedia”, destinado a saltar entre las modalidades de diferentes tipos de media (de texto en el vídeo, de forto a mapa, de vídeo a vídeo, etc.) dentro de un marco narrativo”. Gifreu Castells (2013:60-61).

Interfaz hipertextual en Moss Landing

Interfaz hipertextual en Moss Landing

En el pueblo del que toma nombre se grabaron vídeos y se sacaron fotografías un mismo día  y se programó un viaje por él guiado por las diferentes personas filmadas. Se trata de una interactividad limitada, donde existe una conversación en la que todas las posibilidades o rutas están programadas; de ahí que la cineasta Nina Simoes llame a este tipo de documentales interactivos “docuframentary, definiéndolo como una base de datos de segmentos de vídeo controlados por un software que invita a un espectador activo a reflexionar y crear su propia red de conexiones”. Gifreu Castells (2013:63)

El hipertexto se empezó a aplicar en la narrativa de ficción durante la década de 1980: los fragmentos de texto del relato estaban vinculados a través de hipervínculos utilizando un software llamado Storyspace. El lector podía navegar por ellos haciendo click en los hipervínculos. Algunos ejemplos de estas primeras experiencias hipertextuales son Afternoon, a story (1987) de Michael Joyce y Victory Garden (1995) de Stuart Multhrop.

No es hasta la llegada de Internet (conexión de banda ancha, tarifa plana, Flash…) cuando nacerá el documental interactivo propiamente dicho, ese “formato que utiliza diferentes soportes para su exhibición y navegación: por un lado, los soportes fuera de línea, y por otro, el soporte por excelencia en línea, la red o internet. Pero tampoco hay que olvidar otros soportes, como las instalaciones interactivas como las tecnologías móviles o la televisión.” Gifreu Castells (2013:64)

//———————————————-//

Gifreu Castells (2013) El documental interactivo. Evolución, caracterización y perspectivas de desarrollo.

Anuncios

Acerca de mcuerpo

Después de estudiar dos grados, Artes Escénicas y Comunicación Audiovisual he decidido continuar formándome en Periodismo. Actualmente estoy cursando un máster en la Complutense y lo compagino con prácticas (Agencia EFE), un trabajo por horas como profesora de teatro y una obra de teatro que estoy preparando como actriz "Puerta entre dos aguas", con fecha de estreno en el 2015.
Esta entrada fue publicada en Nuevo documental, Precedentes del documental digital: Aspen Movie Map y Sim City y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Precedentes del documental digital: Aspen Movie Map y Sim City

  1. Pingback: Introducción | METADOCUMENTAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s