El documental como género periodístico

El concepto de <<género>> proviene etimológicamente del latín <<genus>>, que significa “clase”, y se usa para extrapolar cierta taxonomía de un conjunto de obras. Los géneros desde su origen literario se han venido dividiendo en dos grandes configuraciones comunicativas: en el campo de la exposición y narración de ficción, y en el de la realidad comprobable y observable como la información periodística. Para Martínez Albertos (1983:264) [1] estos últimos suponen “diferentes modalidades de creación literaria relacionadas con la información de actualidad y destinadas a ser difundidas a través de los medios de comunicación”.

Mas, fue a partir de la década de los setenta cuando los realizadores de televisión ingleses empezaron a unir ficción y realidad y dieron el pistoletazo de salida al juego de la hibridez de géneros narrativos. Nacería, entre otras tantas, una nueva modalidad narrativa que nos sirve de ejemplo para explicar la complejidad que se esconde tras cualquier clasificación, a saber, el documental dramático o docudrama que luego evolucionaría específicamente en el campo televisivo hasta el subgénero de la telerrealidad o reality show.

John Corner (1992) asegura que el éxito de los programas de telerrealidad ha abierto la era <<post-documental>>, en la que la creación de formatos híbridos (docu-soaps, reality game shows, love shows, etc.) ha tomado el relevo al documental tradicional como forma de representación de la realidad. León (2009:20) [2]

Así se rompería esa brecha realidad-ficción que tanto caracteriza a la neotelevisión dando lugar al “infotainment o infoshow en el que la información es presentada con un estilo espectacular próximo a los formatos de entretenimiento (entertainment) y también el estilo de aproximación a la ficción mediante la dramatización o reconstrucción de los hechos (docudrama), o por la vía de la presentación de historias basadas en hechos históricos (factions).” Marta Lazo (2012:44) [3] Con respecto a este tipo de contenidos neotelevisivos, Breu puntualiza:

Si bien la creciente presencia del género cinematográfico del documental ha tenido efectos beneficiosos en la difusión de la labor de los documentalistas, habitualmente alejada del gran público, no debemos olvidar que también ha traído aspectos negativos que se deben considerar. En especial las cadenas generalistas, que conforman el modelo mayoritario de televisión que tenemos que sufrir, nos presentan unos documentales morbosos, falsamente reivindicativos, llenos de frivolidad, una especie de documentales-basura sobre temas recurrentes: sida, prostitución, drogadicción, delincuencia, corrupción.etc.  (Breu 2010:15) [4]

No obstante, para seguir el hilo del género documental “puro”, aclararemos que si bien el periodismo se venía considerando como un subgénero literario, el despliegue que tuvo desde mediados del siglo XIX y XX provocó que se consolidara como un género (o más bien macro-género) aparte e independiente, arrastrando al documental como subgénero periodístico y apartándolo de sus orígenes cinematográficos, en tanto que su mensaje se considera informativo, a pesar de que adopte una forma distinta al reportaje o la crónica, por ejemplo.

Dentro del macro-género periodístico , “la tradición anglosajona clasifica los géneros en dos tipos: stories o relatos informativos y comments, valorativos o de opinión. La conocida frase acuñada en 1921 por el británico Scott, <<los hechos son sagrados, las opiniones libres>>, diferencia la composición y la finalidad de cada una de estas modalidades. Y, por su parte, la tradición latina apuesta por el modelo basado en una triple tipología: géneros informativos, interpretativos y de opinión, al entender que existe una parcela intermedia entre la primera y última categoría” Marta Lazo (2012:35) [3]

Siguiendo con la Teoría de los Géneros Periodísticos de Martínez Albertos y enlazando con la clasificación de los géneros periodísticos emitidos por televisión de Cebrián Herreros (1992) que subdivide los géneros en referenciales, expresivos y apelativos, localizamos al documental como género informativo (Martínez Albertos) y/o como género referencial o expositivo, donde la función del autor es presentar y, por ende, narrar de manera distanciada acontecimientos comprobables, apoyándose de datos contrastadas y opiniones siempre atribuibles a su fuente. Distinguiéndose de la noticia y el reportaje por su actitud notarial, donde “el autor, además de mantener la actitud general de relato, busca los documentos artísticos, históricos, antropológicos, sociales. etc. de una civilización, de una etapa cultural, de formas de vida de los pueblos en su dimensión histórica o actual. Busca documentar su relato y a veces establecer una tesis de los hechos”. (Cebrián 1992:40)  [5]

Clasificación de Cebrián Herreros recogida por Carmen Marta Lazo

Clasificación de Cebrián Herreros recogida por Carmen Marta Lazo

A la tabla se suma que Cebrián añade en su clasificación <<otras actitudes renovadoras>> de la neotelevisión, a saber, el reality show, dentro de los expositivos; y la conferencia de prensa y rueda informativa dentro de los apelativos.

//———————————————————//

[1] Martínez Albertos (1983) Curso General de Redacción Periodística.
[2] León (2009) Telerrealidad. El mundo tras el cristal.
[3]
Marta Lazo (2012) Reportaje y documental: de géneros televisivos a cibergéneros.
[4]
Breu (2010) El documental como estrategia educativa. De Flaherty a Michael Moore, diez propuestas de actividades
[5] Cebrián Herreros (1992) Géneros informativos audiovisuales.
Consulta web [23/12/14]: http://es.slideshare.net/elisahergueta/tema-exposicin-reportaje-y-documental-carmen-marta
Consulta web [23/12/14]: http://www.saladeprensa.org/art855.htm
Consulta web [23/12/14]:
http://tv_mav.cnice.mec.es/Informativos/InforCulturaAudiovisual/A_UD1/Debessaber_aud1a.htm

Anuncios

Acerca de mcuerpo

Después de estudiar dos grados, Artes Escénicas y Comunicación Audiovisual he decidido continuar formándome en Periodismo. Actualmente estoy cursando un máster en la Complutense y lo compagino con prácticas (Agencia EFE), un trabajo por horas como profesora de teatro y una obra de teatro que estoy preparando como actriz "Puerta entre dos aguas", con fecha de estreno en el 2015.
Esta entrada fue publicada en Concepto, Género periodístico y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El documental como género periodístico

  1. Pingback: Introducción | METADOCUMENTAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s